Los ecosistemas estuarinos manifiestan en la actualidad problemas importantes que impiden garantizar su sostenibilidad en el medio y largo plazo; dichos problemas son complejos, siendo preciso aplicarles, en consecuencia, metodologías de gestión integrada para poder garantizar su preservación para el futuro.